lunes, 12 de julio de 2010

INTEGRACION DE LOS CONCEPTOS SUPRAHUMANOS


Los conceptos son todo un mundo a partir del cual lo seres humanos nos encauzamos nuestras vidas. Nos sirven de punto de referencia o marco de acción  y nos permite discernir y actuar con unos ideales que traemos almacenados en nuestra genética espiritual. Estos ideales no son hechos aislados de una sola encarnación  sino que son un cúmulo de pautas que en cada encarnación  vamos desarrollando y puliendo cada vez mas.
Por eso los ideales que manejamos  en esta encarnación,  están muy definidos en algunos de nosotros  y entras personas que están ampliándose para crear una estructura de acción, pensamiento y sentimiento específicos. Los conceptos tal y como los utilizamos crean una serie de reacciones energéticas que movilizan  todo nuestro ser holístico hacia la búsqueda y la cristalización en todas las areas de  nuestra vida.
Para darnos una idea más gráfica, los conceptos son como los programas que podáis tener en vuestro ordenador. Cada programa tiene una configuración específica  y si se altera  no va a funcionar  correctamente o, en el peor de  los casos, puede crear un conflicto  en otros programas. Por eso los conceptos son tan importantes.


De ellos depende que desarrollemos  unos ideales armónicos en estos momentos del salto evolutivo planetario.





La magia esta en descubrir  que estamos incluidos  en un inconcebible juego universal, 
y como componentes del mismo, no siempre tenemos que jugar a ser los malos y tomarnos las cosas a la tremenda, como llevamos  haciendo durante muchas encarnaciones.


Todo es una secuencia lógica,  pero para llegar a este punto de comprensión se requiere de todo un proceso de reciclaje intenso y doloroso que nos permita transformarnos  y sentirnos que somos seres que merecemos mucho mas de los que estamos obteniendo.
Las restricciones son nuestras no del medio ambiente.
Si estuviéramos  mas armonizados interiormente, mas en contacto con nuestros corazones y sentimientos de elevación espiritual, no tendríamos que experimentar  los efectos dolorosos producidos por nuestras decisiones desarmónicas. Por eso ahora mas que nunca debemos de  apoyarnos con determinación en los valores del espíritu y no de la mente racional.


Los egos destructivos ya no tienen lugar en esta nueva etapa energética y vibratoria que acaba de empezar. Estas posturas intransigentes, inmaduras y enfermizas son un anacronismo para los nuevos valores  que se irán implantando  en la nueva conciencia.

La conciencia suprahumana es una forma de ver, sentir y actuar ante la vida holística, vibrando con todos y con todo, en esta sinfonía cósmica orquestada por los compases existenciales  del Gran juego de la Vida.En los próximos años tendremos  todas las oportunidades  para sacarle partido al juego del salto planetario o cambio del rumbo existencial. El  cual  seria de gran interés que se produzca dentro de los parámetros  de la armonía, cohesión, fraternidad y amor universal.
Cuando nosotros cambiamos, estamos mediatizando a otras realidades y ellas también nos influyen. Todo es un interactuar recíproco y de ese modo todo y  todos se nos beneficiamos.

Somos muy proclives a infringir las normas del juego y nadie puede eludir impunemente la reacción consecuente por lo que obtendrá el correctivo que requiera para su evolución.
El dolor que nosotros tanto rehuímos, al que tanto pavor tenemos, es el gran maestro o supervisor que, durante el juego, se encarga de rectificar conductas involutivas que no proporcionan armonía con el desarrollo global del mismo. Tenemos que comprender que cuando decidimos que parámetros correctivos nos tenemos que aplicar  para reformarnos y caminar  en la rectitud que supone el vibrar en la luz y armonía del amor universal.

Tenemos que aprender a ser flexibles con nuestros conceptos. Estos no son estáticos  y  aplicables en todas las situaciones; conforme estas vayan cambiando también los conceptos se alterarán.


¿Veis como todo esta interrelacionado e ínter penetrado y como lo uno no puede existir sin lo otro?


Este es un concepto muy sencillo de asimilar. Para poder subsistir  en el plano tridimensional tenemos una configuraciones anatómicas diseñadas con los mismos elementos que rigen nuestro espacio-tiempo tridimensional. La Tierra nuestra residencia, tiene su última  expresión fisco-química todos los componentes de los que están hechos nuestros cuerpos físicos. Si nosotros los alteramos y destruimos, estaremos afectando seriamente  a nuestros vehículos físicos, ya que somos parte de ella y sin ella no podemos vivir. Todo lo que necesitamos para nuestra existencia está siendo proporcionado por la madre Tierra,  pero si atentamos contra ella de la forma tan inmoral e insensible como lo hacemos. ¿Creéis que esto nos beneficiará?





La Tierra es un ser vivo y estamos vinculados a ella por un cordón umbilical que se llama campo electromagnético.
Tenemos un lugar, en la familia del universo, pero tenemos que aprender a comportarnos correctamente, no como bárbaros que lo van desafiando toso y por donde quiera que pasen siembran terror, caos y destrucción.
Requiere una inversión de energía mucho mayor actuar incorrectamente que seguir los dictados  internos de nuestra conciencia divina.
La nueva Era, es el gran reto que tenemos que afrontar como humanidad conjunta y no como una confederación de tribus  que constantemente están  en beligerancia por establecer su supremacía. Este es un concepto importantísimo que constituye  la plataforma de lanzamiento hacia los niveles de conciencia más elevados y luminosos.

Muchos de nosotros de algún modo oponemos una resistencia inconsciente hacia ello, pero aun así, nuestros patrones vibracionales ya están siendo alterados y codificados para responder positivamente  a los nuevos códigos que se están inyectando en nuestros subconscientes creativos.
El subconsciente creativo es el medio de comunicación entre el conciente racional y el YO superior. Al inyectar nuevas pautas vibracionales en él, mediatizará nuestro consciente racional donde se albergan los cánones  de acción, pensamiento, actitud y valores. Lo que es un hecho en este juego tan enigmático para nosotros es que si el planeta Tierra cambia, nosotros estamos abocados inexorablemente a cambiar.


¿Veis como todo está interrelacionado?

Somos un punto clave para muchas otras civilizaciones que estan también en el proceso de evolución planetaria.

Por favor, no seamos perezosos. No pensemos que algún día todo cambiará de forma espontánea. Este es un planteamiento erróneo y no conseguiremos más que frustración y sufrimiento. Tenemos que plantearnos cada día en hacer que cada instante, cada lugar, cada circunstancia sea una oportunidad para descubrir nuestra propia esencia interior.


Saludos cordiales,
Ernest

__________________________VISTA DE LAS ÚLTIMAS ENTRADAS_________________________